Twitter de Angel Nieva

viernes, 5 de septiembre de 2008

Blu-ray gana la batalla. ¿Y ahora qué?

El pasado mes de febrero Toshiba finalmente se rendía y abandonaba el negocio de la alta definición después de varios días de rumores y especulaciones. Paraba por completo el desarrollo del formato HD-DVD después de varios años compitiendo tecnológicamente contra Sony y su formato, el Blu-ray (BD). De esta manera Toshiba tiraba la toalla motivada, sobretodo, por la decisión tomada por la compañía cinematográfica Warner Bros., que unos meses atrás confirmaba que a partir de Marzo únicamente lanzaría películas en formato Blu-ray. Al mismo tiempo, Microsoft, compañía que había apoyado hasta entonces al formato HD-DVD, comunicaba que dejaría de incorporarlo en sus consolas XBox 360. Era el principio del fin.

Pero ahora que ya podemos comprar con cierta tranquilidad nuestro lector o grabador sin miedo a que quede obsoleto en pocos meses, ¿cuál será su evolución? Sony acaba de sacar ya al mercado el Blu-ray Live (BD-Live), que permite interaccionar con Internet desde los propios discos Blu-ray para acceder a nuevos contenidos interactivos y chatear, entre otras funcionalidades, a través de la Red. La evolución lógica de los discos Blu-ray pasa también por el aumento de su capacidad de almacenamiento. Compañías como TDK, Hitachi, Ritek e Inphase llevan tiempo investigando y están desarrollando nuevos modelos de discos ópticos Blu-ray de hasta ocho veces la capacidad de información actual. Por otro lado, Microsoft está analizando la incorporación del formato Blu-ray en sus consolas Xbox 360 para finales de este año, aunque solo son rumores, ya que podrían adoptar otra estrategia, como es la descarga de contenidos digitales de alta definición en su consola a través de Internet. No obstante, queda mucho camino todavía por recorrer. ¿Por qué? Porque las conexiones a Internet en España y otros muchos países europeos todavía son lentas y caras.

Mirando todavía más al futuro, hay nuevas tecnologías que se están desarrollando ya actualmente y que parecen sacadas de la ciencia-ficción, como el FMD-ROM (discos con material fluorescente) y el HVD (o disco holográfico), ambas enfocadas a conseguir todavía mayor capacidad de almacenamiento, mayor rapidez y mayor perdurabilidad de los discos en el tiempo (se prevé que los discos holográficos tengan una vida de 50 años). De hecho, ya están a la venta varios modelos de discos holográficos y se espera que de aquí al año 2012 se quintuplique su capacidad. El principal problema actualmente es su elevado precio (140 euros por disco y 10.000 euros la unidad grabadora).

Todo apunta a que el mercado de la alta definición por fin se desatascará. Veremos como se producirá una estabilización donde durante unos cuantos años los actuales DVD convivirán con los nuevos discos Blu-ray, mientras esperamos a que mejoren las comunicaciones para descargar contenidos digitales en alta definición de una forma rápida y barata. Y no se prevé a corto o medio plazo otra lucha entre diferentes formatos para liderar el mercado. Por lo menos, hasta que Sony haya recuperado los beneficios esperados. Y sobre beneficios, hasta los accionistas de Toshiba están contentos, y es que la empresa con su decisión se ahorrara hasta 300 millones de dólares. ¿Los invertirá quizás en desarrollar un nuevo formato para desbancar al Blu-ray de su hegemonía? En unos cuantos años lo sabremos.

No hay comentarios: